Connect with us

Nacional

Superan operarios tlaxcaltecas estragos por Covid-19

Published

on

En algunos casos perdieron el empleo, prestaciones económicas y registraron bajas utilidades

En los dos años más críticos de Covid-19, los trabajadores tlaxcaltecas sufrieron los estragos de la emergencia sanitaria, pues en algunos casos perdieron sus fuentes laborales, les redujeron jornadas de trabajo, prestaciones económicas, registraron bajas utilidades, vivieron los contagios en los centros laborales e, incluso, vieron fallecer a compañeros. También tuvieron que estallar a huelga en algunas factorías.

Las restricciones de actividades económicas impuestas por las autoridades federales y estatales, originaron que en 2020 los patrones dieran de baja tres mil 216 plazas, entre permanentes y eventuales. En 2021 fueron dos mil 192 operarios que perdieron su plaza, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tlaxcala.

A pesar de la emergencia sanitaria, en el estado estallaron dos huelgas. Una fue en 2020 cuando trabajadores, entre camareras, cocineros, personal de intendencia, meseros y botones colocaron las banderas rojinegras en el Hotel Posada San Francisco, ubicado en la ciudad capital, que previamente, en abril, cerró sus puertas por la emergencia sanitaria de Covid-19.

Los empleaados no recibieron alguna notificación de la administración del hotel para saber cuándo retornarían o serían liquidados, por lo que decidieron declarar la huelga.

A su vez, el 27 de septiembre de 2021, en Call Center Amatech estallaron la huelga porque la empresa les ofreció el 2.6 % de incremento salarial, cuando su petición era de 8 %. Los sindicalizados, pertenecientes a la CROC, resistieron 60 días de huelga hasta que llegaron a una solución con la parte patronal.

La emergencia sanitaria también dejó enseñanzas a los trabajadores tlaxcaltecas. Aprendieron a revalorar la salud física y cuidar su fuente de empleo, colaborar en recibir la vacuna contra Covid-19 y respetar los nuevos protocolos de bioseguridad en sus entornos laborales.

La nueva normalidad obligó a que centros de trabajo y operarios unieran esfuerzos en favor de la salud, el empleo y la productividad ante los escenarios económicos nacionales e internacionales. Es más, el personal con factores de riesgo en su salud fue enviado a descansar para evitar riesgos.

Las fortalezas que los sindicatos obtuvieron de la emergencia sanitaria que provocó el SARS-CoV-2, fueron cuidar las fuentes laborales, ser más responsables, perfeccionar la calidad y optimizar las jornadas, pues en muchos casos con menos personal hicieron la producción programada del día,

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2023 Noticias Digitales